Un Clafoutis de nectarinas ganó el concurso de postres sin gluten de A Curtidoría

Un Clafoutis de nectarinas ganó el concurso de postres sin gluten de A Curtidoría

Clafoutis de nectarinas, presentado por Yolanda Iglesias, fue la receta ganadora del concurso de postres sin gluten convocado por el restaurante compostelano A Curtidoría, con motivo de la celebración del Día Nacional del Celíaco, que tiene lugar el 27 de mayo. La harmonía de ingredientes fue determinante para la obtención del galardón, consistente en un fin de semana en Oporto.

El segundo premio correspondió a una tarta de chocolate con frosting de queso y fresas, presentada por Glaucy Furtado, en la que el jurado valoró especialmente la calidad, sabor y textura del bizcocho de chocolate. En total en el concurso participaron nueve recetas.

El jurado también destacó el esfuerzo realizado por todos los concursantes, que casi en su totalidad no eran celíacos, pero si personas sensibilizadas por los problemas que sufren los intolerantes o alérgicos a algún tipo de alimentos, como es el caso de los celíacos, que no pueden ingerir gluten, una proteína presente en los cereales más comunes, como el trigo, pero ausente en otros como el arroz o el maíz.

A pesar de todo, como indicó la presidenta de la Asociación de Celíacos de Galicia, María Teresa García, las harinas de maíz o arroz presentes en el mercado no están libres de riesgo para los celíacos, ya que en muchos casos se muelen en los mismo molinos empleado para la fabricación de la harina de trigo, lo que produce una inevitable contaminación. Hay que tener presente que la concentración máxima de gluten aceptable en los alimentos para celíacos es de 20 partes por millón. Dicho de otra manera: una cucharada de harina de trigo es suficiente para contaminar hasta extremos inaceptables una tonelada de harina de maíz.

La presencia del icono de la espiga de trigo tachada, con la leyenda “sin gluten”, comienza a ser común en los alimentos europeos aptos para celíacos, que hasta no hace mucho estaban atados por las especialidades específicamente preparadas para ellos, habitualmente más caras que las de uso común. Pero los responsables de las asociaciones de celíacos advierten que es necesario extremar las precauciones con alimentos importados, especialmente los orientales, por las dificultades que presenta el etiquetado en idiomas y alfabetos que nos son ajenos.

En ese sentido, la Federación de Asociaciones de Celíacos de España publica en su web listados de alimentos aptos para celíacos, listados que son actualizados con frecuencia por la incorporación de alimentos nuevos o la eliminación de otros que cambian su formulación y ya no ofrecen las garantías suficientes.

La tecnología también llegó al mundo de la celiaquía a través de un mini lector de códigos de barras de uso personal, a través del cual se puede conocer si un alimento es apto para su uso por intolerantes al gluten.

Por su parte, Borja Portals reafirmó el compromiso de su restaurante con los celíacos, afirmando que A Curtidoría es un caso especial en la hostelería compostelana al mantener permanentemente un grupo de platos elaborados especialmente para este colectivo.

BenBo, sensible a los problemas que padecen los alérgicos e intolerantes a ciertos alimentos, incluirá en las páginas de su número cinco un reportaje sobre un obrador coruñés en el que se elaboran a diario productos dedicados a celíacos, pero también a la lactosa, alérgicos a la proteína de la leche, fenilcetonúricos, etc. Porque  el mundo de las alergias y las intolerancias no termina en el gluten, aunque sea el problema más conocido.

Comparte...