Loxe Mareiro inicia su temporada de invierno con «puertas cerradas» de hasta siete horas

Loxe Mareiro inicia su temporada de invierno con «puertas cerradas» de hasta siete horas

Cocina del Loxe Mareiro (Foto Soledad Felloza)

La temporada de invierno de Loxe Mareiro arranca en la noche del 8 de noviembre con importantes novedades respeto de lo que fue el verano. Por razones evidentes (climatológicas) durante el invierno la taberna marinera pierde uno de sus espacios, la terraza, así como ese cuarto espacio tan agradable para los aperitivos como es la playa.

El interior también se transforma para convertirse en un restaurante de mesa única (y también menú único) en el que pasar el día.

Las comidas se servirán exclusivamente en la mesa de la cocina, donde habrá mesa nueva de maderas autóctonas y sillas de diseño gallego.

Y los postres y cafés en el salón de estar en que se convierte lo que durante el verano fue el comedor del Loxe. Sofás y chimenea se encargarán del confort de los clientes y la cocina de los postres, la merienda y la cena. Será el cliente quien diga hasta donde quiere llegar, pero desde Loxe Mareiro transmiten la idea con su particular manera de expresión:

1 Mesa

    2 fuegos

       4 manos

           12 sillas

1 chimenea

    7 horas

         2 meriendas

En la cocina continuará Iván Domínguez y en la atención al cliente Iago Pazos, pero en la sobremesa también tendrán protagonismo el barista Óscar de Toro (cafetería Venecia, Santiago de Compostela) y el pastelero Manuel Angel Garea (confitería Trisquel, Melide) que cada día elaborará los petit-fours.

En la temporada de invierno Loxe Mareiro permitirá “puertas cerradas”, reservando la totalidad del local para grupos de entre 8 y 12 personas dispuestas a disfrutar del local hasta siete horas seguidas, o las “mesas abiertas”, que permitirán compartir la mesa de la cocina cuando no haya puertas cerradas.

Por el momento el primer fin de semana de la nueva temporada de invierno será de “mesas abiertas”.

Loxe Mareiro abrirá todos los días de la semana (excepto miércoles) para el horario de comidas. Y los viernes y sábados para cenas. Para “puertas cerradas” podrá reservarse cualquier día de la semana. El precio del menú será de 50 euros, con bebidas aparte. Las meriendas, cenas y otros consumos durante la tarde en los “puertas cerradas” también se pagarán aparte.

Comparte...