Nove cumplió diez y lo celebró contra viento y marea

Nove cumplió diez y lo celebró contra viento y marea

Fue una noche de elementos desatados, meteorológicos y culinarios, en la que los segundos triunfaron sin ningún tipo de dudas para que el Grupo Nove celebrase con varios cientos de invitados su décimo aniversario en una fiesta en que todos se divirtieron, a pesar de que los cocineros lo hicieron trabajando para que los convidados probaran sus mejores preparaciones. Pero se les veía en la cara que lo hacían con verdadero gusto.

La borrasca puso todos los medios para pasar por agua la fiesta, pero solo consiguió demostrar que la llamada de Nove era más fuerte que el viento, que en la Ciudad de la Cultura dificultaba el avance. Y mucho más fuerte que una potente lluvia que empapó las ropas de todos los asistentes, pero ni llegó a salpicar los ánimos.

Los cocineros de Nove, sin Marcelo, disfrutaron como colegiales durante la presentación del acto, conducido por Soledad Felloza y Manolo Gago. Juntitos en la primera fila, abrazados, fueron subiendo al escenario mientras los presentadores desgranaban sus méritos y el público aplaudía. Beatriz Sotelo, la única mujer del grupo, fue recibida con un aplauso más intenso y Pepe Solla con una verdadera ovación.

Miguel Angel Campos (A Gabeira, Ferrol), presidente del grupo, habló en nombre de todos sus componentes para expresar su compromiso con el país mientras que el conocido Alberto Chicote explicó que fuera del país Nove representa una señal de identidad de Galicia, mientras Nava Castro, responsable de Turismo de Galicia, expuso la importancia del grupo y la gastronomía para Galicia.

Después llegaría el convite en el que cada cocinero del grupo ofreció una tapa preparada in situ: bonito de Burela, vieiras, empanada de vieiras, chocos con arroz, sopas de pescado, mejillones, filloas rellenas de boletus, tataky de ternera, crema de queso con frutas, manzanas con castañas o falsa trufa con queso y chocolate fueron algunas de las tapas que los asistentes pudieron degustar.

Al finalizar seguía lloviendo y venteando, pero ya no importaba mucho.

Comparte...