Ya en el mercado as primeras cervezas gallegas de grelos y de ‘trompeta dos mortos’

Ya en el mercado as primeras cervezas gallegas de grelos y de ‘trompeta dos mortos’

La empresa de Vilalba Champivil-Castelo acaba de poner en el mercado dos nuevas cervezas. Se trata de las primeras cervezas de grelos de Lugo y del chapiñón ‘trompeta dos mortos’. Las nuevas bebidas fueron presentadas en la Praza de Abastos de Santiago de Compostela coincidiendo con la celebración del Día das Letras Galegas.  

Se trata de dos cervezas artesanas, una gama rubia y otra negra, fruto de la colaboración de la empresa lucence con el artesano cervecero gallego Pablo Casanova, Paterpaul, el primero en lograr en Galicia, en el año 2005, un registro sanitario para comercializar cerveza artesana. Es una edición gourmet exclusiva que estará disponible en dos formatos, de 33 y 75 cl., y que podrá adquirirse a través del facebook de la compañía vilalbesa. 

La responsable de la empesa, Luz Divina Castelo, explicó que este nuevo producto sigue la línea de trabajo de los últimos años de la firma lucense, especializada en la transformación de productos autóctonos naturales y que lidera el envasado de grelos y de setas en Galicia. “Champivil-Castelo siempre se caracterizó por dos cosas: mimar el producto gallego e innovar en su comercialización”, como destacó Luz Divina. La empresa vilalbesa fue pionera en sacar al mercado grelos y estrugas enlatadas y cuenta cion una amplia variedad de conservas que van desde las mermeladas de frutos silvestres a las setas o los preparados de caldo o tortilla de patatas.

El proceso de elaboración tanto de la cerveza rubia de grelos como de la cerveza negra de ‘trompeta dos mortos’ es totalmente natural y artesana y lleva dos meses y medio. Los ingredientes son agua de fuente, malta de cebada, lúpulos nobles suaves para que predomine el aroma del grelo y el de la seta y levaduras de cerveza neutras también con ese objetivo. El cocinero de la bebida destacó que para su fabricación se usa un porcentaje de malta de cebada 100% muy superior a la utilizada en las cervezas industriales (30 kilos de malta por cada 100 litros de agua en este caso frente a los 8 das cervezas industriales). “Otra diferencia fundamental es que esta cerveza no lleva ningún tipo de producto químico ni ningún añadido, es totalmente natural y artesana e incluso el gas que tiene lo produce la propia cerveza gracias a una segunda fermentación en botella que dura entre 25 y 35 días”, explicó Paterpaul.   

La primera Guinness gallega

La gama negra de ‘trompeta dos mortos’ es una cerveza de estilo irlandés a la que en el último momento de la cocción se le añade la infusión de esta seta, habitual en los montes gallegos, para que conserve así los aromas y el color oscuro característico de la ‘trompeta dos mortos’. El resultado es una cerveza contundente y de espuma más densa que en la cata recuerda el aroma a monte y a humedad. 

Su hermana, la cerveza de grelos es una cerveza rubia a la que se añaden en la cocción grelos de la Terra Chá que sueltan su sabor y color a la mezcla. El resultado es una cerveza clara con un matiz verdoso y se percibe al degustarla el amargor del grelo. Es una cerveza refrescante pensada para la primavera y el verano. 

Se trata en los dos casos de un producto gourmet de producción limitada pero con un precio asequible “para que todo el mundo la pueda probar”, indicó Luz Divina. La primera hornada de las dos variedades ya está en el mercado y puede adquirirse a través del facebook de Champivil-Castelo. “Lo hicimos así porque queremos que los productos gallegos se extiendan y lleguen más allá de nuestras fronteras y las redes sociales son un medio idóneo para eso”, explicó la responsable de la empresa, que irá produciendo la cerveza en función de la demanda, en lotes pequeños, para que no se almacene durante mucho tiempo y no se haga vieja, otro valor añadido con respecto a las cervezas de producción industrial. 

Kit para fabricación casera

Además de las dos cervezas, que se comercializarán al precio de 2,5 y 4,5 euros en dos formatos, de 33 y 75 cl. respectivamente, en una botella también diferente, de estilo retro, que diferencia la cerveza que va dentro y que evoca los inicios de la fabricación de esta bebida en España, la empresa vilalbesa también pone en el mercado, al precio de 10 euros, un kit completo para la fabricación casera de la cerveza de ‘trompeta dos mortos’. 

Según explicó Paterpaul, el objetivo es por una parte “que los consumidores puedan comprobar que la cerveza de Castelo es totalmente natural” y por otra, “que puedan experimentar, de una forma sencilla, el placer de beber una cerveza elaborada por ellos mismos”. El kit incluye los ingredientes necesarios para fabricar 8 litros de cerveza (un kilo de malta de cebada y las cantidades necesarias de lúpulo, levadura de cerveza y ‘trompeta dos mortos’) y un artilugio denominado air lock que hace de válvula durante la fermentación mediante un sistema de cribado por agua que deja salir el gas pero no deja entrar el oxígeno. 

Comparte...