Viña Moraima elabora vino a partir de la recuperada variedad ratiño

Viña Moraima elabora vino a partir de la recuperada variedad ratiño

La Misión Biológica de Galicia juega un papel clave en la recuperación de esta uva ratiño

La cooperativa Viña Moraima que elabora sus vinos desde Barro ha comenzado a vinificar una variedad autóctona gallega de uva identificada desde hace poco, la variedad ratiño.

El proceso comenzó de la mano de un programa elaborado por la Misión Biológica de Galicia, dependiente del CSIC y bajo la dirección de Carmen Martínez, en el que se catalogaron distintas variedades de vid localizadas en Galicia y Asturias; en ese programa se identificó la variedad ratiño.

Un grupo de cooperativistas conocían la existencia de estas cepas en sus viñedos, contactaron con la Misión Biológica y se interesaron en saber si era posible vinificar esta uva. Al no estar incluida en el Catálogo oficial de variedades autorizadas por el Ministerio de Agricultura, fue necesario iniciar una serie de trámites, como la petición de autorizaciones a la Xunta. 

Desde Viña Moraima comenzó la búsqueda de cepas para conseguir una producción mínima significativa, y los socios encontraron otras cepas de ratiño y a sus propietarios, fundamentalmente en el concello de Barros. Como indicio para su datación, algunos dueños vinculan su plantación con la construcción de las casas vecinas en el siglo XVIII.

Viña Moraima solicitó consentimiento previo y autorización para la misma al Consello Regulador de Rías Baixas para la admisión de uva de una variedad no amparada, y se concedió con la condición de la paralización del resto de la vendimia de albariño y caíño.

El día 26 de septiembre se consiguieron 833 kilos de uva ratiño, tras una vendimia manual. El Servizo de Control da Calidade Agroalimentaria de la Consellería do Medio Rural levantó acta.

Para el diseño de la vinificación de ratiño, Cristina Yagüe y Roberto Taibo, enólogos de Viña Moraima, han comparado la caracterización ampelográfica y especialmente la anatómica de la variedad, obtenidos de la Misión Biológica de Galicia, con la del albariño.

Para respetar al máximo las características naturales de la variedad, la fermentación se realizará de forma espontánea con la levadura autóctona presente en la uva. Por su parte, la Misión Biológica va a realizar una caracterización aromática de mosto y de vino a partir de las muestras entregadas por Viña Moraima.

Viña Moraima, desde Barro, presentó hace poco su vino tinto con uva caíño tinto, fruto de otro esfuerzo investigador.

Comparte...