De la «bola da lareira» al «bolo do caco»

De la «bola da lareira» al «bolo do caco»

Foto: Bolas de sartén

Hubo un tiempo en que en las gasolineras no vendían pan. En realidad casi no había gasolineras porque no había a quien venderle gasolina. La tahona quedaba lejos y el horno, propio o comunal, cocía en fechas concretas.

Era fácil que se acabase el pan, alimento básico de la familia campesina, antes de volver a cocer y solo había dos alternativas: pedírselo prestado al vecino, con la condición de devolvérselo cuando se cociese, o preparar unas bolas na lareira o en la sartén. Una delicia que aún se prepara en algunas cocinas y que inexplicablemente no está presente ni en los mejores restaurantes. Una delicia que, curiosamente, nos acerca a Madeira y su bolo do caco y, en cierto modo, al mundo de la arepa americana o de las tortillas mexicanas.

Las bolas da lareira no son más que porciones de masa de pan (harina, levadura, agua y sal) de forma circular y delgadas que se cocían sobre las piedras calientes de la lareira, a veces cubiertas por unas berzas y sobre ellas las brasas del fuego. Las de sartén son las mismas porciones de masa de pan fritas en la sartén con algo de aceite.

Los más golosos ponen en medio de la masa unos trozos de tocino, jamón o chorizo.

Comparte...