Café con gotas y ruleta rusa

Café con gotas y ruleta rusa

Foto: La etiqueta aclara que en el licor se emplea augardiente y «alcohol». Se agradece la información, inexistente en la mayor parte de las marcas, pero más se agradecería que se explicara la cantidad de cada uno.

Tomarse un café con gotas o un chupito de hierbas después de una comida relajada no puede convertirse en un ejercicio similar al de la ruleta rusa, pero hay quien se empeña en que así sea.

Los detenidos estos días en el sur de Galicia y norte de Portugal, que según las autoridades espesaban los licores con “líquidos para automóviles”, son unos presuntos delincuentes que, de probarse el delito, acabarán en la cárcel.

Pero la cosa no termina ahí. Que medio siglo después de aquel trágico caso del metílico, que truncó la vida de mucha gente, aún sea posible ver botellas de aguardientes y licores, supuestamente caseros, en ferias y mercados, incluso en ocasiones en plazas de abastos y tiendas estables, resulta desolador porque o proceden de destilerías ilegales o fueron elaborados con destilados industriales, de manera que nada tienen de caseros. Que algunos consumidores rechacen los productos embotellados y correctamente etiquetados y prefieran esos otros, de incierto origen y contenido, es insólito. Y que muchos hosteleros sigan poniendo en las barras y las mesas botellas rellenadas a partir de la garrafa de plástico que guardan en el almacén demuestra su falta de profesionalidad y apuesta por los productos de la tierra y los convierte en meros comerciantes que igual que montaron un local de hostelería podían haber puesto una mercería o una ferretería, dicho sea con el mayor de los respetos para estos dos colectivos.

Los consumidores no estamos exentos de culpa. Tenemos que rechazar las botellas rellenas de nadie sabe qué (incluidos los chupitos de cortesía que algunos restaurante sirven en botellitas muy cucas) y todas aquellas que, aun etiquetadas, no indican claramente si solo contienen aguardiente o, al menos, el porcentaje de otros alcoholes agrícolas. La información es nuestra mejor protección. Las botellas irrellenables, como ya pasa con el aceite, una necesidad urgente.

Comparte...