Gastrodomingos en el Mesón de Alberto, con Pepe Solla

Gastrodomingos en el Mesón de Alberto, con Pepe Solla

Como “Gastrodomingos” bautizaron en el Mesón de Alberto (Lugo) las actividades que organizan un domingo al mes, con una sesión inicial de show cooking por parte de un cocinero, posterior comida servida por el mismo chef y final con actividades lúdicas diversas en la sobremesa. Vaya, como una reunión con amigos en la que cocina una estrella.

Este mes le tocó a Solla interpretar ante unas treinta personas. Antes de la comida habló sobre la influencia de un grado en la cocción de un huevo, mostrando el resultado de cocerlos durante dos horas a temperaturas entre 61 y 65 grados, pasando de yemas casi líquidas a otras completamente duras.

El trabajo con conservas llamó la atención de los invitados. Solla demostró que unas latas de berberechos, navajas, mejillones en escabeche, anchoas y bonito en aceite sirven para mucho más que para picar en ellas con un palillo y que se pueden hacer platos de alta cocina con las mismas. E insistió mucho en la calidad de los aceites y líquidos que acompañan a las conservas. Insistió en no tirar jamás el líquido de gobierno que acompaña a los berberechos, que se puede congelar y emplear con éxito en un arroz, por ejemplo, o de los aceites del atún y las anchoas, estupendos para el aliño de ensaladas. La afirmación más contundente en esta materia llegó con los mejillones en escabeche: “como cocinero no soy capaz de hacer un escabeche tan bueno como el de una buena lata de mejillones”, aseguró Solla.

Después llegó una comida en la que pudimos degustar el cocido en tres pases, gamba en caldeirada al curry acompañada de ensalada de coliflor, dumpling de bogavante sobre espinaca y caldo, merluza de Celeiro, crema de tubérculos, hojas y allada, falsa trufa, prepostre de cítricos (que en nos supo a muy poco) y el “souffle tradicional de mis padres” con el que Pepe rinde homenaje a sus progenitores, que lo precedieron en casa Solla.

Toda la comida estuvo acompañada de albariño Castro Valdés, de la bodega Castro Brey, y en la sobremesa se degustaron el aguardiente, licor café y licor de hierbas de la misma bodega, mientras sonaba la música… de la guitarra de Solla.

Comparte...