Hojas de limón, la delicia del Carnaval gallego

Hojas de limón, la delicia del Carnaval gallego

Flores, hojas de limón y orellas

En Carnaval en muchos lugares de Galicia podemos encontrar las hojas de limón, aunque en algunos casos no sea más que su recuerdo. Estas hojas de limón son una verdadera delicia típica de la cocina gallega que, lamentablemente, muchos gallegos de hoy no conoce. Un dulce semejante vamos a encontrar en una zona tan alejada de nosotros como es Murcia, aunque allí con el nombre de “paparajotes”.

Las hojas de limón son, sin duda, la exquisitez, la delicia del Antroido gallego.

En La Cocina Gallega, escribía Cunqueiro: “Para martes lardeiro, aparte de las filloas -de las que se hablará-, se hacen flores y orejas, con masa de harina, huevos y leche, y también las hojas de limón, que yo siempre pensé que eran moda de Tui, porque para la tierra de donde yo soy, trajo la receta una familia que había vivido y tenía casa en Tui. Se deslíe harina en leche, y cuando ya está la pasta a modo, se le añaden huevos batidos. Se tienen hojas de limonero, más bien grandecitas, y acabadas de coger, y se bañan en el amoado dicho, y se fríen en mantequilla de vaca. Cuando están fritas, se tira la hoja de limón, y se ponen en una fuente lo que podemos llamar rebozo, con azúcar por encima. Aunque a mí me guste que se cojan hojas con todo el rabo, y no se le quiten a la pasta sino cuando uno va comiendo”.

Pero no solo Cunqueiro ofrece la receta de las hojas de limón. Cipriano Torre Enciso incluye en “La cocí gallega ‘enxebre’” la receta de este postre.

Por las cantidades que indica, Torre Enciso sacó la receta del Picadillo, donde se habla de una libra de azúcar, un cuartillo de leche y una docena de huevos. Picadillo hace una introducción humorística de la receta, muy en su estilo, que no podemos resistirnos a reproducir aquí. Es la siguiente:

Hojas de limón (fórmula de carnaval).- ¡Vaya una cosa! – dirán despreciativamente los profanos-. ¡Hojas de limón! Con irse al árbol y cogerlas, asunto concluido. Pero ¿quién come eso?. Este “Picadillo” está demente o ebrio. Nos quiere hacer herborizar.

Algunos, más indignados contra mí, se preguntarán:

– Pero, ¿por quién nos ha tomado éste?… ¡Hojas de limón!… Que las coma él si quiere.

Pero vosotras, simpáticas aficionadas al sublime arte del fogón, habreis descubierto bajo este título un delicado postre con que las gentes conocedoras endulzan su paladar y confortan su estómago, como preparándolo para resistir el rudo golpe que le espera una vez arrinconadas las caretas y recogidos en alcanforadas cajas los capuchones.

También Xaquín Lourenzo, en Los Oficios, cita las hojas de limón cuando indica que “Por el Antroido es corriente hacer algunos platos determinados y, entre ellos, tres clases de dulces: hojas de limón, orejas y flores”.

Y si miran La Voz de Galicia del año 1906 pueden encontrar el siguiente anuncio:

FLORES Y OREJAS Y HOJAS DE LIMÓN, de la acreditada confitería del Castellano, se venden en la calle de Bailén, núm 4-3º. Se admiten encargos”.

El anuncio se publica todos los días entre el 20 y el 25 de febrero de 1906. El día 27 del mismo mes, martes de Antroido, ya no aparece, y el día anterior, lunes, no se publica el periódico.

La misma casa se anuncia en el periódico los días anteriores al martes de Antroido de 1900 y 1901, pero en este caso sólo se ofrecen flores y orejas, sin referencias a las hojas de limón.

Este texto es un extracto del libroA cociña de Entroido e San Xoán“.

Comparte...