Huevos de galliña de Mos alimentada con castañas, de la marca galo Celta

Huevos gallegos a 24 euros la docena

Entre nueve y doce euros la media docena será el precio de venta de los huevos más selectos que producirá en Vila de Cruces David Sueiro, comercializados a través de su marca Galo Celta.

La cabeza de David es un cesto repleto de ideas a las que se suman las de los cocineros de primera fila con los que trabaja, como Iván Domínguez y Pepe Solla, o el asturiano Nacho Manzano.

Aparte de gallos de raza de Mos criados en libertad en las carballeiras cruceñas, pulardas alimentadas con berzas para obtener carnes diferentes y otros productos variados, Sueiro trabaja actualmente en la puesta en el mercado de dos líneas de huevos de gallina muy especiales.

En un caso las gallinas de la raza autóctona Mos serán alimentadas con harina de castañas orensanas molidas en un molino de una piedra centenario movido por las aguas del río Ulla. En el otro, el complemento alimenticio será concha de ostra de Cambados.Los huevos saben a nueces verdes por la cantidad de yodo que contienen”, asegura David.

Su consumo será una experiencia limitada a unos pocos, ya que inicialmente la produción se realizará con unas doscientas gallinas, lo que supone obtener unas pocas docenas de huevos diarias. Los huevos irán destinados a la alta restauración, aunque también podrán ser adquiridos por el público en la granja escuela que David Sueiro prevé abrir antes del verano, en la que una casa de 150 años de antigüedad, rehabilitada, permitirá al visitante adquirir los productos de la granja y otros propios de la zona, así como conocer de buena tinta los sistema de producción de huevos, gallos y pulardas y las producciones de huerta, en una visita guiada por el propio Balbino, el protagonista de la novela más leída de la literatura gallega, “Memorias dun neno labrego” del vecino de Vila de Cruces Neira Vilas.

Una visita obligada para el verano que se aproxima.

Comparte...