Loxe Mareiro, experiencias en la orilla del mar

Loxe Mareiro, experiencias en la orilla del mar

Mirar la tabla de mareas resulta labor imprescindible en el verano gallego. Unos lo hacen para acercarse a la playa de las Catedrales, puede que la más fotografiada del mundo. Y otros deberían hacerlo antes de reservar mesa para ir a comer porque a muchos kilómetros de la primera está naciendo otro lugar de culto para los amantes de la buena cocina: Loxe Mareiro.

Mire su tabla de mareas, reúna a un grupo de amigos y reserve mesa con bajamar. Así podrá comenzar su experiencia (si, si, experiencia!) con los pies en la arena tomando un vino en compañía de unos moluscos de la ría, mirando la isla de Cortegada (parte del parque nacional de las Islas Atlánticas y tan cercana que parece al alcance de la mano) y agradeciendo que el Rey no hiciese allí su palacio de verano.

Como habrá reservado la mesa de la cocina podrá asistir a una representación teatral (o un ballet, si le va más) mientras come. Los actores cocinan, cortan, emplatan y sirven su comida (la de usted, claro). Y usted, sin levantarse de su asiento, hace fotos como las que ilustran este texto.

Jureles en escabeche, almejas a la marinera, bonito con tomate, salpicón de rape, caballa asada y ahumada, guiso de sanmartiño… y cuando ya no puede más, un redondo de ternera que quita el hipo y lo obliga a darse al vicio de la gula.

El arroz con leche o la piña del postre son magistrales, pero a esas alturas ya irá necesitando un buen pellizco. Para comprobar que no está soñando.

Loxe Mareiro está al pié del puerto de Carril (Vilagarcía de Arousa). Y estará con todo lujo de detalles en el próximo número de BenBo.

Comparte...