El blogger, ese oscuro objeto de deseo

El blogger, ese oscuro objeto de deseo

Por Carmen Fernández García

Periodista experta en redes sociales, responsable de comunicación de diversas instituciones y empresas enogastronómicas 

Con la irrupción de las redes sociales hubo quien anunció la muerte de los blogs, algo que resultó ser tan falso como la muerte de los periódicos o de las radios. Los blogs están hoy más vivos que nunca y se han convertido en un objeto buscado y deseado por las marcas que intentar establecer con ellos una estrecha relación, una relación que muchas veces comienza en un blog trip. Existen muchas definiciones de este tipo de acción de comunicación, quizais una de las más difundidas es la de Tirso Maldonado que lo define como una acción de comunicación en la que se implica a una serie de influenciadores multicanal con los que se pretende generar comunicación eficiente de marca antes, durante y después de la acción, con el añadido  de que se hace de una manera directa y sin intermediarios. El blog trip no es sino una acción hermana del press trip o del fam trip, que se comenzó a implantar para promocionar los destinos turísticos pero que ahora es ampliamente empleada en otros sectores, como el enoturístico o el gastronómico. El blog trip presenta grandes ventajas sobre el tradicional viaje de prensa: la difusión de la actividad se realiza a través de las redes sociales y del blog en tiempo real y se promueve una experiencia de alta calidad con una inversión reducida que se traduce en artículos de gran impacto y calidad entre una amplia comunidad.

No obstante se trata también de una herramienta de comunicación que tiene sus detractores, que consideran que la promoción de este tipo de viajes implica que los influenciadores ya están ‘ganados para la causa’. Nada más lejos de la realidad. Los participantes de este tipo de acciones mantienen influencia sobre una audiencia a la que deben aportarle información veraz y de calidad si no los quieren perder: está en juego su credibilidad por lo que la experiencia debe ser lo más grata posible, con una programación interesante y con tiempo libre para que puedan narrar la jornada.

Si la organización es buena y la experiencia buena, la marca obtendrá una serie de post con contenidos positivos y habrá ganado, por el momento, la confianza de un inflenciador que deseará participar en otra iniciativa que le quiera plantear, lo que viene a demostrar, una vez más, la importancia del factor humano como elemento clave para establecer una estrecha relación entre el blogger y la marca.

———-
Los textos firmados responden exclusivamente a la opinión de sus autores y no forman parte de la línea editorial de BenBo, que no siempre se identifica con los mismos y no se responsabiliza de las opiniones vertidas en ellos.
BenBo se reserva el derecho de publicar o editar los textos que reciba sin haberlos solicitado.

Comparte...