Ferrol bota su primer vino: Astillero 2015

Ferrol bota su primer vino: Astillero 2015

Texto: Candela Blanco / Fotos: Susana Doce

Ferrol ya tiene su primer vino y sabe a barcos y a Atlántico. Las Bodegas El Paraguas, en colaboración con el Centro de Formación y Experimentación Agroforestal de Guísamo, botaba ayer su primer vino blanco: Astillero 2015, en las instalaciones del Restaurante Modesto en Ferrol y, una hora más tarde, en el Local Social de Esmelle. A la presentación acudieron diferentes profesionales de la hostelería de la comarca de Ferrolterra, como Daniel López de “O Camiño do Inglés”; el presidente del Grupo Nove, Miguel Ángel Campos; o el presidente de la Asociación de Hosteleros y Comerciantes Ultramar Village, Alfonso Gómez.

Se trata de un vino 100% de uva blanco legítimo -documentada como la variedad más antigua de Galicia- elaborado en un suelo con una altitud sobre el nivel del mar de entre 31 y 56 metros, en el viñedo Fonte do Conde, situado en la parroquia ferrolana de Esmelle.

Hasta donde se sabe está registrado como el viñedo más septentrional de España. Situado con exposición y orientación sureste, protegido de los vientos de componente norte y con una climatología “brutalmente atlántica”. Leyenda que reza también en la etiqueta que evoca la histórica industria naval característica de la ría de Ferrol.

De esta primera apuesta se han elaborado 47 unidades, embotelladas en julio de este año. “La viña es pequeña por lo que no podíamos afrontar una producción mayor y también porque queríamos probar a ver si podíamos hacer un vino con las características de este suelo” explica Marcial Pita, socio director de las Bodegas El Paraguas. «Astillero será un vino comercial dentro de unos años, cuando las plantas sean menos jóvenes, pero crecen con buen ritmo».

Y es que el suelo revierte en el vino una alta acidez de 6, 27 g/l. (en ácido tartárico). Así, se trata de un vino joven pero con mucho carácter, que en boca es de paso ligero con aromas florales y frutas de hueso, sobre un marcado aroma salino. Además, al mismo tiempo, ha contado con la experiencia de un maestro de lujo para evolucionar hacia la madurez. El enólogo y presidente de la Denominación de Origen de Ribeiro (Ourense), Felicísimo Pereira, es uno de los principales responsables de que los ferrolanos puedan tener su propio vino.

Aunque la idea de plantar vino en Esmelle fue de Marcial Pita, por la vinculación de su familia a la parroquia ferrolana, Felicísimo Pereira desarrolla con su socio otros vinos ya bien asentados en el mercado, como El Paraguas y Fai un Sol de Carallo (el más caro de O Ribeiro).

Junto con Astillero 2015 se presentó en sociedad otra novedad: La Sombrilla 2015, un vino de pago diseñado a partir de un viñedo que está situado en lo alto del municipio de Ribadavia y posee un suelo granítico. Será otra edición cuidada y limitada, de solo 1.500 botellas que saldrá a la luz el próximo noviembre.

Así que otra razón más para venir a Ferrol (porque mola) y darse vida (=darse prisa) para hacer un peto (=ahorrar) y coger (=comprar) una botella. Que no sólo de barcos vive la comarca.

Comparte...