Asunción Rodríguez: «Es imprescindible que todo el sector del vino de Monterrei reme en la misma dirección»

Asunción Rodríguez: «Es imprescindible que todo el sector del vino de Monterrei reme en la misma dirección»

Asunción Rodríguez Zarraquiños es la nueva presidenta de la D.O Monterrei, la denominación de vinos más pequeña de Galicia.

En Benbo le damos la bienvenida y le planteamos algunas cuestiones …

¿Cómo encaras este nombramiento?

Con ilusión. Y también, lógicamente, con responsabilidad. Soy consciente de que el sector del vino de Monterrei se enfrenta a retos cruciales para su futuro y espero estar a la altura de la responsabilidad encomendada.

¿Cuáles son tus retos?

Uno de los objetivos en los que voy a trabajar más inmediatamente es en la promoción. En fomentar un mayor conocimiento y reconocimiento tanto en el mercado gallego, como en el nacional e, incluso, en el internacional, de nuestros vinos articulando diversas acciones de promoción y comunicación.

Junto a esto, otro de los objetivos que nos planteamos es adecentar los parámetros precisos para que podamos obtener la acreditación ENAC. Yo creo que es imprescindible que obtengamos esa acreditación de calidad y en esa línea vamos a trabajar.

También vamos a apostar por la formación de los productores y de los bodegueros. Hay un ámbito en el que es preciso hacer un especial esfuerzo: en formación TIC. El mundo digital nos brinda excelentes oportunidades para mostrar e, incluso, comercializar nuestros productos. Para eso, vamos a articular acciones dinamizadores específicas que tengan que ver con este ámbito.

Internacionalización, marketing, nuevas maneras de promoción… ¿Cómo se puede crecer en números y calidad?

Creo que el potencial de crecimiento de la D.O de Monterrei es muy grande y que vamos en la dirección correcta. Para 2015, las previsiones de la cosecha se estiman en cerca de 3,5 millones de kilos de uva, lo que supondría un incremento de un 25% con respecto al año pasado. Junto a esto, en el último año fuimos capaces de incrementar en un 50% las exportaciones.

Cada vez estamos más internacionalizados y eso es, en gran medida, gracias a la calidad del producto que ofrecemos y también gracias a las acciones de promoción y marketing que articulamos. Hay que seguir trabajando en esa dirección, intensificar las acciones promocionales porque en la actualidad la comunicación es importantísima y eso obliga a las organizaciones y a los productos a jugar en esa liga, a apostar por este aspecto para poder ser percibidos por sus grupos de interés o por los consumidores finales.

¿Para qué es necesaria la calificación ENAC?

No solo es necesaria, sino que es una obligación que nos impone la normativa europea. La calificación ENAC permitirá que el consumidor final cuando vea una botella de Monterrei tenga la certeza absoluta de que detrás de esa botella existe un control estricto de calidad y se han cumplido una serie de parámetros.

En caso de obtenerla daríamos un salto cualitativo y nos situaríamos como la segunda D.O vinícola gallega en haber conseguido esta acreditación, porque en la actualidad solo la tiene Rías Baixas. Y los auditores de este organismo que nos han visitado recientemente nos han dicho que vamos por el buen camino para conseguirla en un breve espacio de tiempo.

¿Cuáles son las mejores oportunidades y los peligros a los que se enfrentan los vinos de Monterrei?

En Monterrei tenemos un producto magnífico. El territorio, la experiencia de los viticultores y, posteriormente, el trabajo en bodega, incide en su obtención. Alrededor del nuestros productos tenemos grandes oportunidades de negocio. Por lo tanto hay que intensificar esfuerzos en mostrarlo al mundo. Que todos sepan que tenemos vinos de primeirísima calidad. Estamos trabajando en esa dirección y, de hecho, ya colocamos en mercados exteriores un 17% de nuestra producción. Pero queremos aumentar esa cifra.

Considero que uno de los principales peligros que debemos evitar tanto los vinos de nuestra D.O. como los amparados en otras denominaciones de origen es el de la desunión. Es imprescindible que todo el sector del vino de Monterrei trabaje y reme en la misma dirección. Sin fragmentación ni fisuras. También tenemos que ser capaces de «enganchar» a las generaciones más jóvenes y garantizar el relevo generacional en el sector vinícola de Monterrei que, en estos momentos, ocupa en un porcentaje muy amplio a personas con más de 60 años. Para conseguir esto, es fundamental promover a la formación en viticultura y también conseguir la implicación de las diferentes administraciones en este objetivo.

La cosecha 2014 ha sido calificada como muy buena. ¿Qué se puede hacer para que más gente pruebe los vinos de Monterrei?

En realidad, colocamos en el mercado un porcentaje muy alto de la producción y eso quiere decir que llegamos a los consumidores finales. Es importante posicionarnos de forma más consistente en diferentes canales; trabajar cierto aspectos que tienen que ver con el marketing relacional y ligar nuestros productos a un paisaje y a un territorio concreto. Leía el otro día en una entrevista al experto en vinos Juan Park, de Wine Intelligence, que los «vinos gallegos parten de una buena base pero necesitan gerencia de marca». Esa es la dirección en la que tenemos que trabajar para que más gente sea consciente de la existencia de los vinos de Monterrei.

En Galicia contamos con cinco denominaciones de origen de vino; y cuatro, en la provincia de Ourense… ¿somos demasiado minifundistas?

Creo que todas ellas son precisas porque cada zona productora tiene unas características propias. Sin embargo, en lo que habría que realizar un mayor esfuerzo es en articular acciones conjuntas entre las diferentes denominaciones, sobre todo de promoción. Creo que juntas somos más fuertes y que amparadas bajo la marca «Galicia», por ejemplo, podremos llegar más lejos. Sin olvidar nunca, lógicamente, la singularidad propia de cada una de las zonas.

Algunas voces ponen en duda el funcionamiento e, incluso a veces, la credibilidad de lo que sale de los Consejos Reguladores del Vino. ¿Deben cambiarse?

Su funcionamiento y sus normas internas tienen carácter democrático. La cabeza visible de estos órganos se elige por sufragio entre los representantes del sector y la mayoría de las decisiones se toman de manera colegiada, en los plenos en los que participan diferentes vocales. Cuestionar el funcionamiento de los Consejos Reguladores es cuestionar la democracia misma.

Evidentemente hay aspectos que se pueden mejorar, aunque cumplimos con eficacia nuestras funciones principales: velar por el cumplimiento de la normativa que rige la D.O y defender el producto amparado. Estas función se verán reforzada cuando consigamos la acreditación ENAC.

Comparte...