Cristina Alcalá (II): “Voy a transmitirle a los bodegueros la ilusión y el empeño de esta nueva etapa”

Cristina Alcalá (II): “Voy a transmitirle a los bodegueros la ilusión y el empeño de esta nueva etapa”

Cristina Alcalá, la nueva gerente del CRDO Ribeiro, nos habla de la proyección de la D.O. fuera de Galicia y de su situación actual.

¿Cuál es la imagen que tiene el Ribeiro y sus vinos fuera de Galicia? ¿Es suficientemente conocido a nivel internacional?

La marca Ribeiro está bien posicionada en su ámbito nativo que es Galicia. De hecho, la gran mayoría de la comercialización de sus vinos se desarrollan aquí. A nivel nacional me consta que tienen buena imagen para los profesionales del sector vinculada a las variedades autóctonas, viticultura local, territorio de especial arraigo cultural y ciertas marcas de reconocido prestigio, pero hay que difundir mucho más la marca Ribeiro para ganar cuota de mercado y llegar a los consumidores. A nivel internacional aún queda mucho recorrido, hay que estar muy bien preparado para salir a los mercados, cada vez más competitivos.

¿Están los vinos del Ribeiro asentados en mercado estatal e internacional o es una asignatura pendiente?

Se ha avanzado en este sentido pero aún hay mucho por hacer. Lo importante es que la imagen que se proyecta es buena y hay interés por sus vinos, a partir de ahí hay que ir conquistando y asententando mercados estratégicos para Ribeiro.

¿Querría transmitirle algún mensaje al viticultor y al bodeguero?

Ahora empezaré a tener un contacto más directo con todos ellos para conocer de primera mano la realidad del Ribeiro. Mi idea es transmitirles la ilusión y el empeño, tanto personal como profesional, con la que deberíamos inciar todos juntos esta nueva etapa. Transmitir la idea de que la diversidad del Ribeiro es un valor en sí mismo, que hay que trabajar de una manera consensuada para sacar adelante proyectos en beneficio de todos. Hay que trabajar día a día pero pensando en el futuro, en las generaciones que vendrán.

En los últimos tiempos existe cierta confusión en torno al papel de las Denominaciones de Origen en España. En su opinión, ¿cuál debe ser su trabajo? ¿Deben reformularse o reorientarse de algún modo?

Es un tema complejo y un momento interesante el que se está viviendo en España, aunque tampoco es nuevo. Las funciones concretas de un Consejo Regulador, como órgano de gestión de una Denominación de Origen, están legalmente estipuladas y son, en su sentido más general, el fomento y puesta en valor de los vinos amparados bajo su nombre. En este sentido, creo que su papel es de vital importancia y la gran mayoría de las bodegas están de acuerdo en el apoyo y ayuda que supone. Pero tiene otra muchas funciones y obligaciones legales implícitas, que a veces son objeto de crítica, sobre todo las relativas al control administrativo y de calidad que son, todo sea dicho, necesarios. En este balance es donde surgen la mayoría de las controversias sobre el papel de las denominaciones.

Puede leer la primera parte de la entrevista aquí.

Comparte...