Guillermo Moscoso, panadero responsable de "Pan da Moa"

Guillermo Moscoso Moure, panadero

“Estamos en un momento muy delicado en el que necesitamos convencer al cliente de que merece la pena pagar unos céntimos más y comer un buen pan, elaborado con materias primas de primera calidad”, dice Guillermo Moscoso Moure, responsable de la panadería compostelana que lleva sus apellidos y cuyas elaboraciones se comercializan cómo “Pan da Moa”.

Guillermo también es el responsable y alma mater de las jornadas sobre pan que tendrán lugar los días 26 y 27 de enero en Santiago. El domingo 26 la Cidade da Cultura acogerá una jornada dirigida al público en general, con talleres, conferencias (destaca la del periodista y panadero Iban Yarza, uno de los gurús actuales del mundo del pan en España) y exposición y degustación de diversos tipos de pan gallego.

La jornada del 27 de enero estará dirigida únicamente a los profesionales.

Para Moscoso el momento actual es crítico para el sector panadero gallego, que debe continuar apostando por el empleo de materias primas de primera calidad y procesos tradicionales, como las fermentaciones largas que son las que garantizan las características del auténtico pan gallego: más sabor, más aroma y más tiempo de conservación. Pero al mismo tiempo considera que es posible adaptarse a la realidad actual con el empleo de maquinaria que haga más fácil el duro oficio del panadero y al mismo tiempo más atractivo el oficio a las nuevas generaciones, especialmente a aquellos que nacieron en el seno de familias dedicadas al pan y que pueden convertirse en el necesario relevo generacional que evite la desaparición de muchas panaderías gallegas.

“Hoy hay muchas panaderías artesanales en zonas rurales que ya no tienen a quien venderle pan. Y además ya son gente mayor. Es una riqueza que corre el riesgo de desaparecer en poco tiempo”, dice Guillermo, asegurando que mientras hay quien come cosas a las que él no puede llamar pan.

Comparte...