“Un oro en los premios Bacchus refrenda la calidad de tu bodega”

“Un oro en los premios Bacchus refrenda la calidad de tu bodega”

Iván Gómez de HGA Bodegas, sobre los desafíos de la marca y los nuevos reconocimientos internacionales

HGA acaba de recibir uno de los grandes premios internacionales que toda bodega quiere conseguir, un Bacchus de oro. De entre los doce vinos gallegos galardonados con la máxima puntuación se encuentra Altos de Torona Albariño, una de las marcas insignia de la casa. Un jurado compuesto por 80 reputados expertos de diferentes países fue el encargado de tomar la decisión, en este concurso internacional, organizado por la Unión Española de Catadores (UEC).

Hablamos con Iván Gómez, Director de Marketing, sobre la evolución de esta bodega que prepara un salto transoceánico importante en el futuro próximo.

BB. ¿Qué ha supuesto para HGA la noticia del oro en los premios Bacchus?

I.G. Es algo que nos anima a pelear y luchar. Somos muy optimistas con la cosecha 2015. Conseguir un oro en un concurso en el que se presentan casi 2.000 referencias, y con un jurado compuesto por catadores prestigiosos, es un gran logro. Es algo que muy pocos vinos consiguen y refrenda la calidad de tu bodega.

Las medallas de plata para Regina Expresión 2012 (Ribeira Sacra, subzona de Amandi) y Tollodouro 2014 (Rías Baixas, Subzona Rosal) son también muy importantes para nosotros.

Hay que explotar las novedades buscando más marca y más reconocimiento.

BB. ¿Y cómo se presentan las cosas en el mercado nacional? ¿Qué pasos estáis dando para lograr una mayor penetración?

I.G. Fuera de Galicia lo que más vendemos son Rías Baixas, sobre todo en el mercado del Norte. El consumo de vino parece que se mantiene o aumenta, y lo que es importante para nosotros es ir mejorando la visibilidad y presencia en Madrid, que siempre es un gran escaparate para conseguir relevancia.

Los vinos Ribeira Sacra son más difíciles y tienen una dura competencia con  Riojas o  Riberas del Duero. Tenemos que conseguir mayor conocimiento de la variedad mencía pero sobre todo un mayor conocimiento de la denominación de origen, que causa sensación y gusta, y tiene mucha historia detrás. Los cañones del Sil y la zona en general son un gran atractivo.

Tenemos sin embargo algunas desventajas competitivas, por ejemplo con el precio. El coste de elaboración es más elevado. Otras zonas producen vinos más económicos y eso es complicado para Ribeira Sacra. En todo caso cada día lo hacemos mejor. Creo que debemos tener Borgoña (Francia) como ejemplo: la dificultad, la puesta en valor del entorno, el trabajo sobre el terroir. Cada vez avanzamos más.

BB. ¿Y fuera de Galicia? ¿Cómo estáis enfocando vuestra expansión internacional?

I.G. Queremos reforzar el proyecto de exportación, sobre todo al mercado americano, un país preferente para nosotros porque se consigue un mayor reconocimiento y tiene un mayor nivel de consumo. Estamos en proceso de acceder a revistas y críticos importantes en el país que nos ayuden a llegar al público final.

El país en el que vendemos ahora más, sobre todo Rías Baixas, es en Gran Bretaña. Funcionan muy bien Altos de Torona o Torre de Ermelo. También tenemos bastante presencia en el mercado alemán y noruego, donde tienen buena acogida los vinos de la zona del Salnés con Villarei.

La competencia es muy grande en exportación no solo por la cantidad sino por la calidad. Es un mercado en el que sobresalir por calidad. Hay que explotar las novedades buscando más marca y más reconocimiento.

Comparte...